La arquitectura es un arte que involucra a la técnica para proyectar y construir, que forma parte del género humano desde la prehistoria, donde nació para proteger y abrigar. La arquitectura fue desde un inicio un reflejo de las necesidades, valores e intereses de los distintos grupos humanos, pasando a convertirse en una importante manifestación cultural que nos permite entender la manera en que nosotros, los seres humanos nos hemos relacionado con nuestro entorno a lo largo del tiempo.

Aunque esta definición nos lleva a un concepto que vengo reflexionando desde hace muchos años y que, además compruebo a través de mis experiencias, que es de lo único de lo que os puedo comentar… «Todos somos arquitectos», la frase suena bien, aunque ya nuestro recordado Einstein nos decía que «somos los arquitectos de nuestro propio destino».

Todo tiene que ver con nuestras elecciones y nuestra forma de pensar, si miramos, sentimos y pensamos, por un momento que las cosas no van bien es que estamos eligiendo lo negativo, el sufrimiento, para así convertirnos en víctimas de las circunstancias de lo que ocurre fuera de nosotros mismos. Si, en cambio elegimos solamente pensar en lo positivo, admirándonos y vanagloriándonos diciéndonos que todo va bien, estaremos viviendo una ilusión y que en cualquier momento, puede desmoronarse como un castillo de naipes… Preguntémonos: ¿Qué tal si nos posicionamos como observadores de lo que está pasando y tratamos de ver ambos lados de cada situación desde un punto neutral?

Como todos, por razones de formación, hasta hace algunos años yo solía mirar sesgado: encontraba todo positivo o todo negativo, lo que me hacía crear barreras y separación. Entonces comencé a entrenar mi mente, tratando de observar lo que pasaba desde un punto neutral y, de pronto, mi vida se transformó vertiginosamente. Hoy puedo asegurar que me siento más viva que nunca, a pesar de tener más años.

Vale decir que si crees que en este momento no estás viviendo la clase de vida que siempre has deseado, estás en condiciones de crear una nueva realidad, cambiando el tipo de información que asimilas y la forma en que alimentas tu mente: recuerda que nuestros pensamientos son las semillas de todo lo que ocurre y ocurrirá en nuestras vidas y nosotros somos los únicos responsables de ello. No es lo que pasa afuera: es lo que pasa dentro de nosotros lo que influye. El ser humano es, literalmente, lo que piensa. Nosotros construimos nuestros éxitos, nuestros fracasos, nuestros negocios, nuestras familias y nuestro destino a través de los pensamientos que escogimos y almacenamos en nuestra mente. Todo lo que se manifiesta en nuestra vida solo es el resultado de lo que previamente se ha manifestado en nuestra mente. ¡Somos nosotros «los arquitectos de nuestro propio destino»!

Resumiendo: ¿Qué eliges construir hoy en tu vida? ¿un camino, un muro, una puerta, un globo, una nave espacial? … Tienes en tus manos esa capacidad y solamente se trata de aplicar las herramientas que te permitan un entrenamiento diario de tu mente.

Deseo agradecer a Pep Muson, arquitecto y gran amigo por haberme inspirado a escribir este podcast, gracias al vídeo que me envío y en el que me mostraba que es lo que siente sobre la arquitectura, arte y profesión que ama y ejerce.

Como siempre, os recuerdo, que si en algo os ha llegado esta información no dudéis en poneros en contacto conmigo: estoy al servicio de aquellas personas que desean transformar sus vidas y créedme que es posible, que sí se puede…y ¡Yo, lo sigo haciendo!…

Carmen Yates Martínez cyates@carmenyates.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.